ALBA LUCIA: SÍMBOLO DE AMOR Y PAZ, POR OPINIÓN CARIBE

LA DIRECTORA DE FUNDEHUMAC TRABAJA POR EL DESARROLLO SOCIAL DEL MAGDALENA

img_0767A lo largo de quince años, esta líder les ha arrebatado a jóvenes a la delincuencia, para convertirlos en profesionales destacados y personas con valores humanos.

Alba Lucía Varela Moreno es la directora de la Fundación para el Desarrollo Humano Comunitario, Fundehumac. Una mujer líder en vía de desarrollo que sin importar las limitaciones que le ponga la vida, siempre tiene una inmensa sonrisa en su rostro y la disposición para ayudar a los demás, especialmente a los jóvenes.

Esta dama tiene como misión de vida, contribuir a la dignificación del ser humano a través de la educación. Hace 36 años llegó a Santa Marta a trabajar con reinsertados del conflicto armado. La hermosa experiencia vivida con cada uno de ellos, la motivó a instalarse en la Bahía más linda de América para trabajar con compromiso por todo aquel que necesitara de su ayuda.

Su trabajo altruista lo realiza al lado de un equipo integrado por profesionales que gracias al apoyo de Fundehumac han salido adelante, mejorando su calidad de vida. Cada uno de ellos retribuye ese apoyo ayudando a otras personas para que dignifiquen su vida a través de la consolidación de proyectos que favorecen a mujeres, jóvenes y desplazados en el Magdalena.

Su profesión como socióloga le ha permitido tener una visión más amplia sobre el respeto a los Derechos Humanos, semilla que siembra en los corazones de los jóvenes que transitan por su vida. “Les damos una formación sobre sus derechos y deberes como ciudadanos”, cuenta con una hermosa sonrisa en su rostro, que refleja la satisfacción del deber cumplido.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Desde hace quince años Fundehumac ayuda a jóvenes y mujeres a materializar el sueño de ser profesionales. Alba Lucía cuenta que todo inicio tiene sus contratiempos y este proyecto no fue la excepción.

El trabajo liderado por Alba Lucía fue conocido por algunos rectores de colegios de la Ciudad, que, preocupados por el futuro de los jóvenes con pocas oportunidades de salir adelante, acudieron a ella para pedirle ayuda y así impedir que cogieran malos caminos al no tener recursos para ingresar a la educación superior.

Fundehumac le ha entregado a la sociedad médicos, ingenieros, docentes, diseñadores gráficos y abogados, los cuales son ejemplos a seguir por las nuevas generaciones. El primer profesional Wiwa salió de esta fundación, es abogado y trabaja para su comunidad.

Las mujeres también juegan un papel preponderante en esta fundación a través del Programa Mujeres Emprendedoras, proyecto que inició con 50 mil pesos y hoy tiene experiencias exitosas de personas que crearon sus propias microempresas, cerrando la brecha de la pobreza extrema.

Su trabajo social le ha permitido ser reconocida a niveles local, regional, nacional e internacional. Fue postulada al Premio Nacional de Paz por la Presidencia de la República; fue Mujer Cafam; a nivel internacional fue postulada como ‘Heroína Desconocida’ de América y como Mujer Emprendedora, entre otros reconocimientos.

LA TEJEDORA

Alba Lucía es la responsable de que las Naciones Unidas, reconociera como un símbolo de amor y de paz, el emblema La Tejedora, postulado como una representación colombiana en Nueva York.

Este emblema ganó un premio nacional por el significado que tiene, la representación de los sueños de hombres y mujeres que tejen la esperanza y el amor en esa colcha de dolor que dejó la violencia, teniendo como única alternativa arroparse con ella para sanar las heridas del conflicto interno vivido en Colombia.

“Cuando trabajas con la gente, sabes que hay dolor, pero cuando lo sientes y lo vives, es diferente, por eso debemos arroparnos todos bajo ese mismo sentimiento”, subraya Alba Lucía, víctima del conflicto armado liderado por Pablo Escobar, quien le puso una bomba a su familia.

La mayor satisfacción la experimenta cuando ve que uno de sus jóvenes sale adelante, materializa sus sueños y tiene una mejor calidad de vida. Esto le permite a Alba Lucía ratificar su misión en la vida, ayudar al prójimo.

“AYÚDANOS A AYUDAR” #Pasalavoz #tejiendopaz

¡Pasa la voz! facebooktwitter